¿Podrían haberse evitado las bombas de Sri Lanka?

11

(CNN) — Cuando una serie de bombas suicidas destrozaron iglesias y hoteles en Sri Lanka este domingo de Pascua, la mayor parte del país, y el resto del mundo, fue tomada por sorpresa. Pero en la capital, Colombo, no fue un shock para todos.

Algunos miembros del gobierno habían sabido durante semanas sobre advertencias de un posible ataque a iglesias y destinos turísticos.

MIRA: Un chef de televisión, viajeros de negocios, familias desayunando: lo que sabemos de las víctimas de los ataques de Sri Lanka

Los servicios de inteligencia en India y EE. UU. informaron a Sri Lanka sobre la amenaza a principios de abril, dijeron los funcionarios. Una nota compilada por los oficiales de seguridad de Sri Lanka fue tan específica que incluso dio una lista de sospechosos. En el período previo al día más sagrado en el calendario cristiano, las advertencias parecían aumentar en frecuencia y urgencia.

Pero ninguna hizo diferencia alguna.

Cuando los terroristas suicidas entraron en tres iglesias de Sri Lanka y tres hoteles de lujo en Colombo, no enfrentaron mayores desafíos en cuando a medidas de seguridad. Cuando los fieles cerraron sus ojos en oración, mientras los huéspedes del hotel se preparaban para el desayuno, los atacantes detonaron sus dispositivos, y los efectos fueron devastadores.

El 22 de abril de 2019, personal de seguridad inspeccionó el interior de la iglesia de San Sebastián en Negombo, un día después de que la iglesia fuera golpeada en una serie de explosiones.

No estaba claro este lunes por qué las alertas no fueron escuchadas. Pero Sri Lanka ha sido destrozada por divisiones políticas desde una crisis constitucional el año pasado, cuando el presidente Maithripala Sirisena intentó reemplazar al primer ministro en funciones, Ranil Wickremesinghe, con un candidato favorecido. Wickremesinghe fue reincorporado en diciembre después de la intervención del Tribunal Supremo, pero el gobierno sigue profundamente dividido.

LEE: Gobierno de Sri Lanka apunta a grupo radical musulmán como posible responsable de los ataques

Ahora, hay temores de que las disputas políticas hayan brindado una ventana a un lapso de seguridad catastrófico que podría repercutir en toda la región.

Serie de advertencias

Los orígenes de lo que parece ser un fallo de seguridad increíble se remontan a más de dos semanas. El 4 de abril, las agencias de inteligencia extranjeras dijeron a los funcionarios de Sri Lanka sobre un posible complot para lanzar ataques suicidas contra iglesias cristianas y lugares turísticos, según el portavoz del gobierno, Rajitha Senaratne.

Los sacerdotes de Sri Lanka miran los escombros de un automóvil después de que explota cuando la policía intentó desactivar una bomba cerca del Santuario de San Antonio, un día después de los ataques del domingo de Pascua.

Cinco días después, el 9 de abril, el Ministerio de Defensa del país informó sobre este supuesto complot al Inspector General de la Policía y nombró a un grupo que se cree que está detrás del plan, las Naciones Thawahid Jaman (NTJ). De manera inusual, la nota también incluía una lista de sospechosos.

El 11 de abril, otra nota, firmada por Priyalal Dissanayake, el Inspector General Adjunto de la Policía, se distribuyó ampliamente a varios servicios de seguridad y algunos ministerios del gobierno, según Senaratne y una fuente policial. Esa nota, una copia de la cual ha sido vista por CNN, habló sobre la amenaza y nuevamente contenía una lista de sospechosos.

LEE: El misterio rodea el origen de los ataques en Sri Lanka

Los servicios de seguridad extranjera repitieron sus advertencias en los días y horas previos al ataque, dijo Senaratne a los periodistas este lunes. Una advertencia llegó diez minutos antes de las explosiones, afirmó, aunque no estaba claro si estaba hablando con precisión.

Un ministro de economía, Harsha de Silva, dijo que más tarde supo que esas advertencias provenían del vecino más cercano de Sri Lanka, la India, y de EE. ¿Su contenido? “Algo terrible iba a pasar”, le dijo a Christiane Amanpour de CNN.

Luchas internas del gobierno

Todo esto se produjo en el contexto de las divisiones dentro del gobierno que persistieron de la crisis constitucional de 2018. En su entrevista con CNN, De Silva dijo que el primer ministro estaba “en la oscuridad” sobre las advertencias.

Senaratne, quien también es ministro de salud, dijo que el primer ministro fue destituido del consejo de seguridad nacional en diciembre y que, por lo tanto, no recibió información confidencial sobre seguridad.

Incluso después del ataque, los miembros del consejo de seguridad nacional se negaron a asistir a una reunión convocada por el primer ministro, afirmó Senaratne. “Creo que este es el único país en el mundo al que al consejo de seguridad no le gusta venir cuando es convocado por el primer ministro del país”, dijo.

Refiriéndose a las advertencias sobre la participación del NTJ en un posible ataque, Senaratne dijo que no creía que un grupo local pudiera haber actuado solo. “Debe haber una red internacional más amplia detrás de esto”, dijo a los periodistas.

MIRA: Sri Lanka: Torre Eiffel apaga sus luces como homenaje a las víctimas de los ataques

En una declaración reportada por Reuters, el presidente Sirisena dijo que el gobierno de Sri Lanka buscaría buscar ayuda extranjera mientras investigaba posibles vínculos internacionales con el ataque. Su oficina no comentó sobre el aparente fracaso en prestar atención a las advertencias, dijo Reuters.

De Silva, aliado del primer ministro, argumentó que la terrible pérdida de vidas del domingo no equivale a una falla de inteligencia, sino a una falta de respuesta adecuada a esa inteligencia.

Enfoque en el grupo islamista

El grupo nombrado en los memorandos como el que planeo un ataque, las Naciones Thawahid Jaman, hasta ahora ha actuado solo en los márgenes, culpado por poco más que desfigurar estatuas budistas.

Según Saroj Kumar Rath, un experto en terrorismo y seguridad de la Universidad de Delhi, NTJ tiene sus orígenes en el estado de Tamil Nadu, en el sur de la India, a principios de la década de 2000.

Manoj Joshi, miembro de la fundación de investigación observadora india think tank, dijo que NTJ había llevado a cabo protestas en lugares como tiendas de licores en el pasado, pero no sabía que había iniciado ataques terroristas anteriores.

Hay numerosos grupos pequeños como el NTJ en la India y el sur de Asia, dijo Joshi. “El problema fue que este grupo no tenía antecedentes de ningún tipo (de violencia) en el pasado. Es posible que (a las autoridades) les haya sorprendido la falta de concentración en este grupo”, dijo Joshi, y señaló que, si bien Sri Lanka no era ajena a los ataques terroristas, la violencia en el país ha existido históricamente en un contexto muy diferente.

LEE: Ataques en Sri Lanka: fuente policial dice que una nota de advertencia circuló de antemano

Los grupos musulmanes de la corriente principal han dicho que intentaron advertir a las autoridades de Sri Lanka sobre el peligro potencial planteado por NTJ. Pero su relativa oscuridad ha generado dudas sobre si habría tenido la capacidad de llevar a cabo un ataque tan sofisticado y coordinado solo.

Dhruva Jaishankar, un becario de estudios de política exterior en Brookings India, dijo a CNN que aunque era prematuro especular sobre qué organizaciones podrían haber estado involucradas, el rol de “una organización más grande no puede ser descartado”.

“Es un poco exagerado para una organización como esa realizar explosiones simultáneas sofisticadas”, dijo sobre NTJ.

Jaishankar dijo que había una presencia conocida de grupos vinculados a ISIS en la vecina India, Maldivas y Bangladesh, así como en Pakistán y Filipinas, pero que había poca evidencia de actividad de ISIS en Sri Lanka.

Lo que parece claro, dijo Jaishankar, es que el asalto tuvo una motivación religiosa y también fue diseñado para atacar a los extranjeros. “Estas son personas que querían herir la reputación de Sri Lanka”, dijo.

La coordinación y la planificación de los ataques del domingo, que involucran múltiples objetivos de alto perfil, atacantes suicidas y bombas poderosas, parece haber sido intensa y debe haber sido larga en su desarrollo.

Las autoridades de Sri Lanka ya han admitido que pasaron por alto múltiples señales de advertencia. Ahora, una nación aún conmocionada por el horror del derramamiento de sangre del domingo está esperando a ver cuán generalizada fue la falla y el papel que desempeñó en ella la política disfuncional del país.

Jonny Hallam y Kara Fox, de CNN, contribuyeron a este informe.


Deja Tu Comentarios

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com